Archivo de la categoría: Opinión

Columna de opinión: principalmente sobre temas de actualidad

La televisión es nutritiva(?)

Otra vez el genial y corrosivo Graham Annable pone el dedo en una de las más supurantes llagas de nuestra sociedad: ciertos contenidos de la televisión como (neuro)transmisores de negatividad y provocadores de estrés.

La televisión contiene toxinas(?)

Cuando estuve leyendo La ira. El dominio del fuego interior, un excelente libro del monje budista Thich Nhat Hanh, me quedó grabado en la memoria su concluyente exhortación a evitar ingerir todo tipo de productos contenedores de toxinas como, entre otras alimentos… ciertos programas de televisión.

No todos los alimentos son para nuestro cuerpo, algunos lo son también para nuestra mente y Thich Nhat Hanh lo tiene muy claro: debemos evitar todo tipo de productos intoxicantes. La ira en nuestro interior puede provenir de muy diferentes fuentes…

Objetivo: crear una realidad más amable

Recuerdo que una de las cosas que más me gusto de los amigos de Create&Share fue el slogan de su blog: “Creando una realidad más amable“. Ciertos contenidos de los medios de comunicación se nos presentan de forma totalmente opuesta: como creadores de una realidad hostil y desagradable.

En nuestros días, mirar ciertos noticieros o programas de televisión puede llegar a ponernos de muy mal humor. Pero nadie nos obliga a verlos, podemos evitar todo aquello que no nos sienta bien y seleccionar (pues es nuestra decisión: somos libres) los alimentos más adecuados para nuestra mente: aquellos que nos hagan (son)reír e inflar nuestro corazón de emociones positivas.

Encuentro la televisión muy educativa. Cada vez que alguien la enciende, me retiro a otra habitación y leo un libro. (Groucho Marx)

Un relación peligrosa

Un relación sentimental peligrosa

votar

El discurso que nunca fue y que debía haber sido

“Lo siento; pero yo no quiero ser emperador. Ése no es mi oficio. No quiero gobernar ni conquistar a nadie. Sino ayudar a todos, si fuera posible; judíos y gentiles, blancos o negros.

Tenemos que ayudarnos unos a otros. Los seres humanos somos así. Queremos hacer felices a los demás, no hacerlos desgraciados. No queremos odiar ni despreciar a nadie. En este mundo hay sitio para todos. La buena tierra es rica, y puede alimentar a todos los seres.

El camino de la vida puede ser libre y hermoso, pero lo hemos perdido. La codicia ha envenenado las almas. Ha levantado barreras de odio; nos ha empujado hacia la miseria y las matanzas. Hemos progresado muy deprisa, pero nos hemos encarcelado nosotros. El maquinismo, que crea abundancia, nos deja en la necesidad. Nuestro conocimiento nos ha hecho cínicos; nuestra inteligencia, duros y secos. Pensamos demasiado y sentimos muy poco. Más que máquinas, necesitamos humanidad. Más que inteligencia, tener bondad y dulzura. Sin esas cualidades, la vida será violenta y se perderá todo.

Los aviones y la radio nos hacen sentirnos más cercanos. La verdadera naturaleza de esos inventos exige bondad humana; exige la hermandad universal que nos una a todos nosotros.

Ahora mismo mi voz llega a millones de personas en todo el mundo; a millones de desesperados , hombres, mujeres, niños; víctimas de un sistema que hace torturar seres humanos y encarcelar a seres inocentes. A los que pueden oírme les digo: “¡No desesperéis!” La desdicha que ha caído sobre nosotros no es más que la pasajera codicia y la amargura de hombres que temen el verdadero avance del progreso humano. Los hombres que odian desaparecerán y caerán los dictadores; el poder que le arrebataron al pueblo ha de retornar al pueblo. Y así, mientras el hombre exista, la libertad no perecerá.

¡Soldados! ¡No os rindáis a esos hombres que en realidad os desprecian y os esclavizan, que reglamentan vuestras vidas y os dicen lo que tenéis que hacer, que pensar y que sentir! ¡Que os comen el cerebro, que os tratan como a ganado y que os utilizan como carne de cañón! No os entreguéis a esos individuos inhumanos, hombres máquina que tienen máquinas en su cerebro y en su corazón! ¡Vosotros no sois máquinas! ¡No sois ganado! ¡Sois hombres! ¡Y con el amor de la humanidad en vuestros corazones! ¡No al odio! ¡Sólo odian los que no pueden amar y los inhumanos!

¡Soldados! ¡No luchéis por la esclavitud, sino por la libertad! En el capítulo 17 de San Lucas se lee: “El Reino de Dios está dentro del hombre.” No de un solo hombre o de un grupo de hombres, sino de todos los hombres. Está en vosotros. ¡Vosotros, el pueblo, tenéis el poder, el poder de crear máquinas! ¡El poder de crear felicidad! Vosotros, el pueblo, tenéis el poder de hacer esta vida libre y hermosa; de convertirla en una maravillosa aventura. ¡En nombre de la democracia, utilicemos ese poder, actuando todos unidos! Luchemos por un mundo nuevo; un mundo justo que a todos asegure la oportunidad de trabajo, que dé futuro a los jóvenes y protección a los mayores.

Con la promesa de tales cosas es como esas fieras han escalado al poder. Pero, ¡sólo engañan y mienten! ¡No cumplen lo que prometen! ¡Jamás lo cumplirán! Los Dictadores se hacen libres ellos, sin embargo esclavizan al pueblo. ¡Luchemos ahora nosotros para hacer realidad lo prometido; todos a luchar por la libertad del mundo entero, para derribar barreras, para derribar la ambición, el odio y la intolerancia! ¡Luchemos por el mundo de la razón, un mundo en que la ciencia y el progreso auténtico nos conduzcan a todos a la felicidad! ¡Soldados, en nombre de la democracia, debemos unirnos todos!”

(Charles Chaplin, El Gran Dictador, 1940)

Ahora que estamos en época de elecciones, de política barata, de discursos vacíos y de palabras huecas… es época para repasar algunos de los mejores discursos de la historia. Y si a ellos nos referimos, no podemos dejar en el tintero el discurso que cerraba El Gran Dictador de Sir Charles Chaplin.

Una oda de esperanza para la humanidad gentileza de uno de los más grandes genios que haya parido la misma. En contraste y tal como diría aquel: “Tanto gilipollas y tan pocas balas…” y que el mismo Charles Chaplin (léase Dios) me perdone por el tono cínico/cómico…

Ahora que se acerca el rupturista año 2012, un año que algunos predijeron como de profunda transformación para la humanidad… ¿Será el fin del mundo tal como lo conocemos? Esperemos que sí…

En cualquier caso, leamos y escuchemos muy, pero que muy atentamente las palabras en boca del personaje de Sir Charles Chaplin. Y luego hablemos, en voz alta, para que se nos pueda escuchar, para que nos escuchen aquellos que ahora hacen oídos sordos.

El gran dictador, discurso final

El gran dictador, magistral discurso final

No esperes a que te toque el turno de hablar: escucha de veras y serás diferente. (Charles Chaplin)

votar

Pasión por los valores

Joser Guardiola, seny i rauxa

Josep Guardiola, seny i rauxa

Yo no quiero ser ejemplo de nada. Yo sólo quiero hacer mi oficio -el oficio que tanto quiero- lo mejor posible. Procuro que la gente, en todo aquello que hago, me pueda ver con esta pasión, que a veces pueden verla en mi mirada, en mi tono de voz, en mi gesticulación de brazos; sólo espero que la gente pueda ver esta pasión -dársela, a la gente de mi alrededor, podérsela dar- o que puedan sentir esto que yo siento. (Josep Guardiola)

Este es un pequeño fragmento del discurso que Josep Guardiola ofreció al recibir la medalla de Honor (categoría de Oro) del Parlamento Catalán. Como algunos de vosotros sabréis, Guardiola es el primer entrenador del F.C. Barcelona, un equipo de fútbol que, bajo su dirección, será recordado en la historia de este deporte como uno de los más grandes, sino el que más.

Ésta condecoración de la más alta institución Catalana es un honor excepcional, pero Guardiola no la ha recibido por los éxitos deportivos del equipo que dirige, sino por los valores que transmite a su equipo, y por extensión, al país representado por tal equipo.

Y esto último sí que tiene valor. En una época donde los valores brillan por su ausencia, este personaje da una lección tras otra de entusiasmo, humildad y esfuerzo. Tres valores que, bien administrados, son claves para el éxito de cualquier equipo en aras de un objetivo común.

Debemos agradecer que, de tanto en tanto, líderes de verdad, como Pep Guardiola, sean capaces de hacernos reflexionar sobre el valor de los valores. Y si lo hacen, además, con pasión, la lección en impagable: Gràcies, Pep.

Hay en el mundo un lenguaje que todos comprenden: es el lenguaje del entusiasmo, de las cosas hechas con amor y con voluntad, en busca de aquello que se desea o en lo que se cree. (Paulo Coelho)

Enlace: Discurso integro de Josep Guardiola (subtítulos en castellano)

votar

Lo urgente y lo importante

Lo urgente y lo importante

La política actual

El político se convierte en estadista cuando comienza a pensar en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones.

Estas fueron las palabras de Winston Churchill… Ahora la pregunta sería ¿Queda algún estadista hoy en día? La respuesta creo que es evidente: no. Los políticos actuales se caracterizan por una endémica y paupérrima mirada de corto alcance. Para la mayoría de ellos lo que prima es el interés personal y el interés de aquellos poderes fácticos que les mantienen en el poder.

Con esa perspectiva ¿que vamos a hacer? La política se ha convertido en un buque a la deriva, sin rumbo y, aun peor, sin un destino predeterminado. Si al menos se conociera el destino, alguien podría tomar el timón para llevarla a buen puerto. Pero la cartografía se ha perdido y los tripulantes no saben ni leer el cielo para orientarse.

El estado de la nación y las prioridades

Está claro que gran parte de la culpa de la situación económica/social actual viene del hecho de que durante mucho tiempo los gobernantes sólo se han preocupado por ir añadiendo remiendos (según los criterios de urgencia que marcaba la actualidad) sin atacar las verdaderas causas de la cuestión: unos importantes problemas de índole infraestructural.

Es mucho más fácil poner un remiendo urgente en una rama (con el objetivo de perder el menor número de votos) que tomar una decisión importante que acometa los problemas troncales, o incluso aquellos endémicos en las raíces del propio árbol. Este último tipo de decisiones tiene un alto coste electoral y los gobernantes no se las pueden permitir.

Pero el árbol de nuestra sociedad empieza a mostrar claros síntomas de enfermedad. Y si se van postergando las decisiones importantes, la afección se hará cada vez más grave, y los costes sociales también: más vale prevenir que curar.

La política como reflejo de la sociedad

Pero vayamos algo más lejos ¿de donde salen estos políticos? Pues la respuesta es también evidente: de la sociedad que los ha criado. Por consiguiente, es la propia sociedad quien ha transmitido a los políticos los valores que consideramos endémicos y paupérrimos.

Si los políticos no son capaces de mirar más allá de sus propias narices para solucionar los problemas importantes y no los urgentes, es porque la sociedad que los alberga tiene el mismo problema. Y la sociedad está compuesta por una suma de individuos que marcan un vector, una dirección en la cual avanzar.

Creo que la mayoría de individuos (yo incluido) de esta sociedad estamos tan sólo preocupados por aquellos problemas que nos puedan acontecer en los siguientes meses, o años en el mejor de los casos. Quizás estemos sufriendo ciertos síntomas de algún tipo de enfermedad crónica (a nivel físico, emocional, mental o espiritual) pero nuestra falta de previsión/prevención nos impide detectarla y actuar para cambiarla.

Y cuando hablo en primera persona del plural, incluyo varios niveles, desde el individual al planetario. ¿Alguien es consciente de los graves síntomas que muestra el medio ambiente de nuestro planeta? La ecología sería un ámbito que sirve como claro ejemplo de una situación que somos incapaces de contemplar desde un punto de vista que abarque las generaciones futuras.

El signo de los tiempos: la carencia de auto-crítica

Por tanto, todos nosotros somos parte de esa sociedad que ha parido a los políticos de los que tanto nos quejamos. Los políticos son tan sólo una expresión de todo aquello que adolecemos como sociedad y como individuos. Quizás no nos guste la idea, pero, sintiéndolo mucho, es así. Perdonad, pero alguien lo tenía que decir.

O sea que antes de criticar abiertamente aquello que hemos parido, una clase política de bajos vuelos, deberíamos empezar por realizar un sano ejercicio de auto-crítica para determinar si podemos hacer algo por cambiar el rumbo de los acontecimientos. Y no sirve quejarnos y achacar la culpa a los demás.

Por ejemplo, deberíamos velar primero porque nuestros propios hijos (algunos de los cuales se convertirán en los futuros gobernantes) dispongan de todos aquellos valores que echamos en falta en ciertos estratos de nuestra sociedad. Y los valores principalmente se trasmiten de padres a hijos. Mafalda lo tiene claro pero ¿y nuestros hijos?

Como siempre: lo urgente no deja tiempo para lo importante. (Mafalda)

votar

El once de Septiembre y la dignidad

Prefiero morir de pie que vivir siempre arrodillado. (Emiliano Zapata)

El 11 de Septiembre es un día especialmente señalado por perdidas históricas a lo largo de los siglos.

Hace 10 años unos fundamentalistas echaban mas leña en el fuego del odio entre las civilizaciones creyendo que así se ganarían una cierta dignidad que les permitiría la entrada a un paraíso prometido. No comprendieron que el paraíso nunca se puede obtener a costa del sufrimiento de otros. Bien al contrario.

Hace 297 años Catalunya perdía su independencia en la guerra de sucesión española. A día de hoy todavía somos un pueblo diezmado por absurdas y reiteradas luchas internas que busca sin éxito una dignidad cada día más deteriorada desde dentro y desde fuera.

Y hace 38 años, un hombre de honor que personifica la dignidad, Salvador Allende, moría a manos de unos militares fascistas que le debían fidelidad. Una fidelidad refrendada, de hecho otorgada, por el pueblo Chileno.

Aun recuerdo las imágenes del 23 de Febrero de 1981, cuando otros fascistas entraron en el parlamento español para acabar con su democracia. Creo recordar que tan solo tres hombres, Adolfo Suarez, Santiago Carrillo y especialmente Manuel Gutiérrez Mellado, mantuvieron una cierta dignidad y se quedaron en su posición al escuchar los disparos y la orden de los asaltantes “Todo el mundo al suelo”. El resto la perdieron con presteza.

La dignidad es algo que hoy por hoy brilla por su ausencia entre los políticos. Y cada año que pasa se menoscava un poco más. Son malos tiempos para un panorama político donde rebosa el interés personal y la mirada de corto alcance. Tal como dijo Winston Churchill:

El político se convierte en estadista cuando comienza a pensar en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones.

Ya no existen estadistas honorables como Salvador Allende capaces de entregar su vida esperando que sirva de ejemplo. Hombres capaces de mantener la cabeza alta y la voz firme mientras aguardan la llegada de la muerte. A continuación encontrareis la transcripción integra de su último discurso realizado el día 11 de Septiembre de 1973. Últimas palabras que deberían hacer sonrojar a más de uno y que debemos rememorar año tras año para que nunca sean en vano.

Seguramente esta es la última oportunidad en que me pueda dirigir a ustedes. La Fuerza Aérea ha bombardeado las torres de Radio Portales y Radio Corporación.
Mis palabras no tienen amargura, sino decepción, y serán ellas el castigo moral para los que han traicionado el juramento que hicieron… soldados de Chile, comandantes en jefe titulares, el almirante Merino que se ha auto designado, más el señor Mendoza, general rastrero… que sólo ayer manifestara su fidelidad y lealtad al gobierno, también se ha nominado director general de Carabineros.
Ante estos hechos, sólo me cabe decirle a los trabajadores: ¡Yo no voy a renunciar! Colocado en un tránsito histórico, pagaré con mi vida la lealtad del pueblo. Y les digo que tengo la certeza de que la semilla que entregáramos a la conciencia digna de miles y miles de chilenos, no podrá ser segada definitivamente.
Tienen la fuerza, podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales ni con el crimen… ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos.
Trabajadores de mi patria: Quiero agradecerles la lealtad que siempre tuvieron, la confianza que depositaron en un hombre que sólo fue intérprete de grandes anhelos de justicia, que empeñó su palabra en que respetaría la Constitución y la ley y así lo hizo. En este momento definitivo, el último en que yo pueda dirigirme a ustedes, quiero que aprovechen la lección. El capital foráneo, el imperialismo, unido a la reacción, creó el clima para que las Fuerzas Armadas rompieran su tradición, la que les enseñara Schneider y que reafirmara el comandante Araya, víctimas del mismo sector social que hoy estará en sus casas, esperando con mano ajena reconquistar el poder para seguir defendiendo sus granjerías y sus privilegios.
Me dirijo sobre todo, a la modesta mujer de nuestra tierra, a la campesina que creyó en nosotros; a la obrera que trabajó más, a la madre que supo de nuestra preocupación por los niños. Me dirijo a los profesionales de la patria, a los profesionales patriotas, a los que hace días estuvieron trabajando contra la sedición auspiciada por los Colegios profesionales, colegios de clase para defender también las ventajas que una sociedad capitalista da a unos pocos. Me dirijo a la juventud, a aquellos que cantaron, entregaron su alegría y su espíritu de lucha. Me dirijo al hombre de Chile, al obrero, al campesino, al intelectual, a aquellos que serán perseguidos… porque en nuestro país el fascismo ya estuvo hace muchas horas presente en los atentados terroristas, volando los puentes, cortando la línea férrea, destruyendo los oleoductos y los gasoductos, frente al silencio de los que tenían la obligación de proceder: estaban comprometidos. La historia los juzgará.
Seguramente Radio Magallanes será acallada y el metal tranquilo de mi voz no llegará a ustedes. No importa, lo seguirán oyendo. Siempre estaré junto a ustedes. Por lo menos, mi recuerdo será el de un hombre digno que fue leal a la lealtad de los trabajadores.
El pueblo debe defenderse, pero no sacrificarse. El pueblo no debe dejarse arrasar ni acribillar, pero tampoco puede humillarse
.
Trabajadores de mi patria: Tengo fe en Chile y su destino. Superarán otros hombres este momento gris y amargo, donde la traición, pretende imponerse. Sigan ustedes, sabiendo, que mucho más temprano que tarde, de nuevo, abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor.
¡Viva Chile! ¡Viva el pueblo! ¡Vivan los trabajadores!
Estas son mis últimas palabras y tengo la certeza, de que mi sacrificio no será en vano. Tengo la certeza de que, por lo menos, habrá una lección moral que castigará la felonía, la cobardía y la traición.

Salvador Allende, lider americano

Salvador Allende, lider latinoamericano

El ojo interior de Franco Battiato

la linea orizzontale
ci spinge verso la materia,
quella verticale verso lo spirito.
con le palpebre chiuse
s’intravede un chiarore
che con il tempo e ci vuole pazienza,
si apre allo sguardo interiore
(Extracto de Inneres Auge)

Italia, tan lejos, tan cerca… Es curioso observar como Italia, un pais que nos es tan cercano en tantos aspectos (lengua, cultura, tradiciones, modus vivendi) parece tan alejado, al menos, en lo referente a la música que nos llega a través de los medios de comunicación. Éstos están repletos de referentes anglosajones, incluso francófonos, ¿pero cuantos italianos? Pocos, suerte que al menos nos ha llegado el genial y polifacético Franco Battiato.

En esta canción, Inneres Auge (del alemán, Ojo Interior), Battiato repasa la hipocresía de mediocres gobernantes y las vergüenzas de un sistema que necesita una renovación imperiosa (léase Democracia 2.0). La letra (traducida) es de aquellas que hacen época.

La composición es tremendamente punzante con la mezquindad de los tiempos que nos ha tocado vivir pero (¡ojo!) también remarca que todos tenemos un ojo interior que nos permite distinguir entre lo bueno y lo menos bueno. Éste puede y debe guiarnos por el buen camino. Podemos seguir la línea horizontal que lleva hacia la materia o la vertical que lleva hacia el espíritu. Materialismo o espiritualidad.

¡¡GRANDE Battiato!!

El todo es más que la suma de sus partes
(Título del último disco de Franco Battiato)

Franco Battiato

Franco Battiato

Indignados y democracia 2.0


Últimamente está creciendo de forma considerable un movimiento social denominado de los “indignados”. Yo también me considero ciertamente indignado ante tanta injusticia social que se viene produciendo en los últimos tiempos en nuestra (pretendida) sociedad del bienestar:

  • Grandes empresas privadas con beneficios desmesurados, donde el equipo directivo tan solo se preocupa por obtener el (corrijo, su) máximo beneficio a corto plazo (mientras ellos estén en el equipo, claro) sin importarles los medios utilizados para ello. ¡Más ética y menos estrechez de miras!
  • Bancos que actúan como las anteriores pero que además apuestan a la ruleta con nuestro dinero sabiendo que si ganan, ellos ganan, y si pierden, nosotros pagamos. ¡Que se suprima la bicoca de los banqueros!
  • Un poder fáctico al mando de los mercados financieros en la forma de especuladores con demasiado ánimo de lucro. ¡Legislación (y control) para desincentivar la avaricia sin control!
  • Muchos políticos (supuestamente) honestos controlados a través de finísimos hilos por los poderes económicos anteriormente citados, en lugar de al servicio de aquellos que les votaron. ¡Que se rompan los hilos!
  • Pocos políticos decididamente deshonestos que sólo miran por incrementar su propio poder económico. ¡A la prisión con ellos!
  • Una administración del estado en demasiados casos ineficaz e incompetente que no hace más que poner trabas a las necesidades de aquellos a los que debería servir. ¡Que aprendan a ser más eficaces y competentes!
  • Un sistema electoral rigido y una partitocracia enquistada que no me permite seleccionar gestores eficientes sino tan solo apuntar groseramente a otros provadamente ineficientes. ¿Esta democracia es la mejor entre los sistemas posibles? Y que no me vengan con que la única alternativa es el totalitarismo. No me lo creo…

Ante tanta mediocridad, me quedo con la creatividad, la imaginación y el buen humor de individuos visionarios entre los cuales espero se encuentren los líderes del movimiento de los indignados, aquellos capaces de crear la nueva democracia 2.0

En este original video vemos como las indignadas animaciones se revelan contra el poder establecido en forma de un animador que abusa de su dominio despótico. ¿Habrán sobrevivido las indignadas animaciones gracias a la copia automatica para recuperación del programa? Yo creo que si…

A %d blogueros les gusta esto: