Archivo del sitio

Perros o gatos

Otra vez el genial Graham Annable nos pone una sonrisa en la cara mientras nos invita a reflexionar.

Esta vez pone en la palestra la inteligencia(?), la osadía, la prudencia… y la temeridad. Y como actores un perro y un gato.

Qué sois más… ¿de perros o gatos? Yo, en la duda, me quedo con los perros. Prefiero el valor de la lealtad a unos principios, la osadía del temerario, de quien prueba algo… aunque el resultado no sea siempre el deseado…

Demasiado poco valor es cobardía y demasiado valor es temeridad. (Aristóteles)

Perros o gatos

Perros o gatos

votar

La televisión es nutritiva(?)

Otra vez el genial y corrosivo Graham Annable pone el dedo en una de las más supurantes llagas de nuestra sociedad: ciertos contenidos de la televisión como (neuro)transmisores de negatividad y provocadores de estrés.

La televisión contiene toxinas(?)

Cuando estuve leyendo La ira. El dominio del fuego interior, un excelente libro del monje budista Thich Nhat Hanh, me quedó grabado en la memoria su concluyente exhortación a evitar ingerir todo tipo de productos contenedores de toxinas como, entre otras alimentos… ciertos programas de televisión.

No todos los alimentos son para nuestro cuerpo, algunos lo son también para nuestra mente y Thich Nhat Hanh lo tiene muy claro: debemos evitar todo tipo de productos intoxicantes. La ira en nuestro interior puede provenir de muy diferentes fuentes…

Objetivo: crear una realidad más amable

Recuerdo que una de las cosas que más me gusto de los amigos de Create&Share fue el slogan de su blog: “Creando una realidad más amable“. Ciertos contenidos de los medios de comunicación se nos presentan de forma totalmente opuesta: como creadores de una realidad hostil y desagradable.

En nuestros días, mirar ciertos noticieros o programas de televisión puede llegar a ponernos de muy mal humor. Pero nadie nos obliga a verlos, podemos evitar todo aquello que no nos sienta bien y seleccionar (pues es nuestra decisión: somos libres) los alimentos más adecuados para nuestra mente: aquellos que nos hagan (son)reír e inflar nuestro corazón de emociones positivas.

Encuentro la televisión muy educativa. Cada vez que alguien la enciende, me retiro a otra habitación y leo un libro. (Groucho Marx)

Un relación peligrosa

Un relación sentimental peligrosa

votar

Lisa Simpson: valores de futuro

Lisa Simpson

Lisa, recreada por su mejor fan: Marc

Los Simpson, (¿)una sutil expresión del yin y el yang(?)

El grito de Lisa

Lisa ante la atrocidad del mundo

Si sois seguidores de esta genial serie de televisión, ya os habreis percatado de que en ella, y dentro del nucleo de la familia Simpson, coexisten sutilmente las representaciones de dos principios: el masculino y el femenino.

El principio masculino, representado por Homer y Bart, nos muestra, con demasiada frecuencia, ciertas formas de egoísmo y hedonismo. Ellos, aun siendo encantadores (y tiernos en el fondo, aunque hay que rascar mucho) no dejan de dar muestras de su dejadez, irresponsabilidad, egocentrismo, ingratitud y voracidad. También es cierto que, sin estos atributos, no serían tan graciosos.

En cambio, el principio femenino, representado por Marge y Lisa, nos muestra los opuestos: sensatez, responsabilidad, dedicación y compromiso. Ellas son el contrapunto a sus contrarios, Homer y Bart. Ya sabemos que los opuestos se necesitan para compensarse. Aunque, con frecuencia, el desequilibrio sea desmesurado (y por tanto, divertido…)

Lisa: futuro perfecto

Lisa Simpson, enmarcada dentro del anterior principio femenino, representa un paso más: el principio de una evolución/revolución. Por su forma de ser, Lisa ejemplifica unos dignísimos valores que son fruto de una profunda visión del mundo. Ella podría definirse como:

inteligentemente consciente
conscientemente inteligente
irremediablemente comprometida
lógicamente demócrata (incluso más que el propio partido de su país)
decidadamente ecologista
coherentemente vegetariana
perdidamente idealista
ligeramente budista
obligadamente feminista
valientemente luchadora
– y muchas cosas más que se quedan en el tintero…

Lisa es, de por sí, una parte fundamental del futuro perfecto de la humanidad. Gracias, Lisa Simpson, por darnos, día tras día, una clara lección del camino a seguir. Y si algún día te decides a escribir algún artículo para algún blog, espero consideres aportar tu gran sabiduría a este, tu blog, que tanto te aprecia. Para nosotros, sería un verdadero honor.

Richard Gere y Lisa Simpson

Lisa practicando meditación transcendental

En cada niño y niña nace la humanidad. (Jacinto Benavente)

votar

Daniel Clowes y la ironia

Daniel Clowes ironizando

Daniel Clowes ironizando

Daniel Clowes es uno de los grandes autores norteamericanos de novela gráfica. En su ya larga trayectoria se ha caracterizado por mostrar diferentes facetas de la ironía.

La ironía de la carcel invisible

Ice Haven

Ice Haven

Una carcel invisible es una prisión que somete a tu espíritu. No existen barrotes que limiten tu libertad de movimientos, siendo peor aquellos que impiden tu crecimiento vital.

La ironía del mundo del Cómic

Pussey

Pussey

Quien mejor que alguien en el propio establishment para sabotearlo desde dentro. Con alegría, pero sin piedad, como debe ser.

La ironía de la madurez

Ghost World, el Cómic

Ghost World, el Cómic

¿Puede existir ironía sobre la madurez? Sí, sobre todo en el momento que la afrontas por primera vez. Es entonces cuando sueles sonreír, por no llorar ante la hipocresía de una sociedad responsable que te acoge entre sus (opresores) brazos. ¿Hay otra opción?

La ironía es una tristeza que no puede llorar y sonríe. (Jacinto Benavente)

votar

Ghost World de Daniel Clowes

Ghost World, el Cómic

Ghost World, el Cómic

Daniel Clowes ha conseguido con este esplendido Cómic plasmar las inquietudes asociadas al proceso de madurez de sus dos protagonistas: Enid y Rebecca. Ambas, jovenes adolescentes, amigas desde la infancia, se encuentran en esa época (final del bachillerato) en la cual un mundo de responsabilidades se abre ante ellas de forma apremiante.

Clowes indica en el prefacio que, en un inicio, Enid y Rebecca intentaban representar dos partes de él mismo. Después, como suele pasar, los personajes fueron tomando vida propia. Tal como avanza el relato y vas conociendo mejor a sus chicas, sí que captas diferentes rasgos de dos personalidades sustancialmente diferentes pero, sin duda, compatibles en una misma carne.

Un mundo fantasmal

Ese extraño mundo que Enid y Rebecca divisan en sus horizontes es uno que, tal como intuyen, va a cambiar su forma de vivir y de relacionarse (también entre ellas) de forma dramática. Ese mundo irreconocible está ya demasiado cerca y tiene un cierto aspecto fantasmal: los fantasmas siempre aterran, sobre todo si sabes que ya no puedes evitar enfrentarte con ellos.

Ambas comparten el esperado hedonismo irrespetuoso e irreverente propio de todo/a adolescente. También comparten un cierto desconcierto respecto a los valores que en esa época de sus vidas han de comenzar a edificar.

La adolescencia, tal como sabréis aquellos/as que la hayáis pasado, consiste en algo así como probar de construir una sólida y sensata nueva etapa de tu vida sin que nadie te haya entregado un buen manual de instrucciones.

Enid y Rebecca en un mundo fantasmal

Enid y Rebecca en un mundo fantasmal

Enid y Rebecca

Enid representa el personaje más sensible y por tanto más complejo. Diferente por esencia y por vocación, anda probando de reflejar su imagen en una variedad de modas (cuando más snobs, mejor). Ella manifiesta aquella vertiente de la adolescencia que implica más duda e indecisión, más incapacidad de resolución. Vive en una pertinaz confusión que oprime su espíritu y que acaba transformándose en una peligrosa carencia de autoestima.

Enid.- …antes de ir a la universidad mi plan secreto era no decir nada a nadie y subirme un día a un autobús que me llevara a alguna ciudad al azar y mudarme allí y convertirme en otra persona…
Rebecca.-¿y luego?
Enid.- …no volvería hasta que no me hubiera convertido del todo en esa nueva persona… solía pensar en ello todo el rato…
Rebecca.- no lo entiendo…
Enid.- eso es porque tú no te desprecias a ti misma…

Rebecca parece pasear por el relato a remolque de Enid, y personifica la variante más (forzadamente) responsable de la adolescencia. Aquella que, aun compartiendo una cierta dosis de desilusión vital con Enid, intuye que es mejor afrontar la madurez desde un punto de vista más práctico. Su lema podría ser: no dejes pasar las oportunidades que cruzan por delante de la puerta de tu casa, pues no sabes si se van a volver a presentar. Aspirar a más puede ser demasiado peligroso.

El film

Ghost World, el film

Ghost World, el film

La película sobre este Cómic es un caso curioso. El propio Daniel Clowes participó en el guión de la misma. Y se nota pues el resultado ha sido un original remix del Cómic que, aun cambiando ostensiblemente la forma, respeta el trasfondo de forma sorprendente.

La obra se centra en una trama que ni se vislumbra en la novela gráfica, va seleccionando partes de aquí y de allí, las reordena, añade algún que otro elemento inédito y como resultado obtiene una historia que contiene el mismo mensaje de fondo que el Cómic.

Las actrices seleccionadas para los papeles principales (Thora Birch y Scarlett Johansson) encajan que ni pintadas adrede. Además encontramos a un impresionante Steve Buscemi en un papel arrebatador (a la vez que muy propio del bestiario de Daniel Clowes): un tío raro por vocación que no encaja ni desea encajar en la sociedad que lo envuelve. La diferencia es un valor en los tiempos que corren.

El producto final de Terry Zwigoff es del todo meritorio: una película notable que curiosamente fue vendida al público como una divertida comedia. Aunque es una de aquellas comedias que, más que hacer reír (que en ocasiones lo consigue) hace reflexionar sobre la naturaleza del llanto que no derrama lágrimas.

Juventud, divino tesoro, ¡ya te vas para no volver! Cuando quiero llorar, no lloro…y a veces lloro sin querer. (Rubén Darío)

Daniel Clowes y los Simpsons

Daniel Clowes en los Simpsons

Si te ha interesado esta entrada, también te puede interesar:

votar

La Física y el gran proyecto

Historia del tiempo

Historia del tiempo

Después de un libro como el Cosmos de Carl Sagan, mi conciencia (en su vertiente científica) había quedado sedienta de respuestas para los trascendentes enigmas del universo que allí se habían destapado.

En esta búsqueda, me topé con un gran libro y un gran personaje: la Historia del Tiempo de Stephen W. Hawking: un best-seller en su ámbito (divulgación científica) que se caracterizó por llegar a un público amplio a pesar de lo complicado de los conceptos expuestos en el mismo. Este libro fue escrito en 1988, una década más tarde que aquel de Carl Sagan, y la brecha entre ellos es amplia por tratarse de una disciplina en constante investigación.

Algo que sí me llamó especialmente la atención es que el libro de Carl Sagan no hacía ninguna referencia a las trascendentes implicaciones de la Mecánica cuántica, un aspecto de la Física que ha tambaleado (y tambalea) profundamente nuestro percepción del mundo.

La Incertidumbre de nuestra esencia

Uno de los capítulos de este libro, aquel dedicado el principio de Incertidumbre de la Mecánica cuántica, me impulsó al pasado y me hizo rememorar el extraño impacto que me produjo la primera lectura (a los 16 años) del enunciado de estos tres principios que rigen el mundo a nivel subatómico. Un mundo en el cual las unidades más pequeñas detectadas hasta la fecha pueden manifestarse como ondas o como partículas:

El físico danés Niels Böhr afirmó que estos comportamientos corpuscular y ondulatorio no eran propiedades, sino dos representaciones complementarias que dependen de la interacción con el investigador y su instrumento de medida (Principio de complementareidad, 1927)

El físico alemán Werner Heisenberg comprobó que no es posible medir simultáneamente la posición y la velocidad de las partículas subatómicas, ya que las propiedades análogas a la velocidad y la posición, que en el mundo subatómico son más vagas, adquieren consistencia únicamente en el momento de la medición. (Principio de incertidumbre, 1929)

El físico austriaco Erwing Schrödinger desarrolló una ecuación que predice el comportamiento de una determinada partícula hasta un punto y a partir de ahí describe dos resultados igualmente probables para la misma unidad. En este punto, la ecuación se bifurca, de modo que la unidad tiene dos comportamientos diferentes en un mismo y único tiempo. En determinadas ocasiones, esta ramificación será seguida por otras hasta llegar a cuatro, ocho, dieciséis posibles resultados, ad infinitum. (Ecuación de Schrödinger, 1930)

La materia, a nivel de sus elementos constituyentes (micro), posee una cierta dualidad onda/partícula. En ocasiones parece comportase como una partícula mientras que en otras lo hace como una onda. Pero nuestra percepción cotidiana de lo que nos rodea (macro) no entiende de ondas, sino de partículas. Aquí se empieza a dibujar una importante rotura en el molde de nuestra comprensión de la materia, es decir, aquello que, en ultima instancia, nos compone.

Pero leyendo con detenimiento lo que hay detrás de estos enunciados, la brecha se hace aun más grande. Para observar/medir con precisión la posición de una partícula se necesita luz, pero resulta que la misma luz que es necesario aplicar para conocer la posición de aquella partícula, afecta el resultado de la medición. En el fondo, lo que nos dice esto, es que el mismo proceso de observar/medir algo modifica aquello que quiere ser observado/medido. Este hecho científicamente irrefutable conlleva un gran impacto a nivel filosófico.

Las leyes definidas por la Física cuántica rigen de forma determinista todo aquello que ocurre a nivel subatómico. Por ejemplo, practicamente toda la tecnología que nos rodea en la actualidad funciona gracias a estas leyes. Por cierto, unas leyes que están estrechamente ligadas con dos aspectos de las Matemáticas: la teoría de las probabilidades y los números complejos (la suma de un número real y, ésto siempre me ha encantado, uno imaginario).

Ya se sabe que las probabilidades son probadamente deterministas pero evidentemente indeterministas. Es decir, sabemos que cuando lanzamos un dado un numero ilimitado de veces, una de las caras saldrá con una frecuencia determinada. Pero no podemos saber cual será el resultado de la próxima tirada. Y eso crea una gran angustia (sobre todo a los ludópatas). Pero si todo ésto es un juego y nada es seguro ¿qué nos queda?

Estos principios tiraron por tierra el concepto de certidumbre sobre el cual se había basado nuestra representación del mundo. Ya no podemos hablar de certezas sino más bien de probabilidades. A destacar que el gran científico alemán Albert Einstein aportó inicialmente importantes fundamentos para construir la Mecánica cuántica y posteriormente luchó contra su indeterminismo, el cual no quiso aceptar, con su famosa frase: Dios no juega a los dados.

Al parecer Dios juega a los dados, pero podría tener una ventaja: si jugara limpio (es decir, si fuera realmente imparcial y no interfiriera observando la partida) e hiciera apuestas a largo plazo, sería capaz de saber con exactitud el resultado de la partida. Como siempre he creído que nuestra propia consciencia es parte de la consciencia universal (léase Dios), la hipótesis del juego limpio no se sostiene.

En cualquier caso, nosotros mismos somos los que, al observar el Universo, lo modificamos según nuestra proyección: somos una parte inextricable de este gran proyecto y los dados también están en nuestras manos. Incluso me atrevería a decir más: nuestros pensamientos (siendo el pensamiento la antesala de la acción) dirigen el resultado de la partida, siendo la partida algo así como una acumulación de tiradas.

La incertidumbre es una margarita cuyos pétalos no se terminan jamás de deshojar. (Mario Vargas Llosa)

En búsqueda de la Teoria Unificada

Éste fue el primer libro que me explicó cual era el panorama de la Física y sus diferentes Teorías. El objetivo final de la Física (muy loable) sería encontrar un Teoría que pueda explicar todos los patrones observados hasta el momento en el Cosmos. Desde lo muy grande hasta lo muy pequeño.

Hasta el momento se han ido definiendo diferentes Teorías que explican correctamente un conjunto parcial de observaciones. Es decir, a nivel de lo muy grande hay unas leyes que predicen correctamente lo esperado. Y a nivel de lo muy pequeño también. Pero resulta que ambos conjuntos de leyes son incompatibles: nos volvemos a encontrar con una cierta incoherencia entre los niveles micro y macro. Al atravesar cierta frontera (y nadie sabe donde radica la misma) parece como si pasáramos de un país con una legislación a otro con otra bien diferente.

A raíz de esta incompatibilidad, gran parte de los esfuerzos actuales en el campo de la Física y las Matemáticas se centran en encontrar la tan anhelada Teoría de la Unificación. Posiblemente una Teoría Unitaria pueda dar respuesta a algunas de las grandes preguntas sobre el origen y el destino de nuestro Universo. Eso si es que hubo un origen (y si es que hay un destino) puesto que algunas de las respuestas en desarrollo apuestan por una visión cíclica.

Creo que ciertamente debe existir la tan preciada Teoría del Todo y que, tarde o temprano, encontraremos la solución. Otra cosa es que podamos comprenderla. Por ejemplo, algunas de las soluciones propuestas hasta ahora pasan por considerar algunas dimensiones adicionales a las cuatro habituales (tres del espacio + una del tiempo). A mi ya me cuesta moverme en las tres dimensiones del espacio, o sea que no se si podría ni siquiera intuir una solución con, por ejemplo, once dimensiones. Con toda probabilidad, algo se me escapará.

A menudo, en nuestra vida cotidiana, conocemos para que sirven las cosas e incluso como funcionan. Pero desconocemos la finalidad última de aquellas cosas. A menudo son tan solo un medio que nos ayuda en la consecución de una finalidad superior. Y ese objetivo superior podría estar bien (o mal) definido.

El hombre encuentra a Dios detrás de cada puerta que la ciencia logra abrir. (Albert Einstein)

Las grandes preguntas

En el último capítulo de este espléndido libro, Stephen Hawking lanza al vuelo unas simples preguntas y, con gran humildad, extrae sus propias consecuencias. Unas admirables conclusiones que comparto.

Existen al menos tres preguntas que cualquier proyecto debería responder. Si observáis la cabecera de este blog, notareis que este mismo proyecto (del cual estáis leyendo un fragmento) también se las cuestiona.

¿Cómo?

Una pregunta explicita que necesita una respuesta explicita ¿Cómo funciona el universo? Esta sería la única pregunta a la que (humildemente) la Ciencia (en cualquier ámbito) podría dar una respuesta. La Teoría Unificada explicada anteriormente es la clave para ello.

Y si esta Teoría diera una respuesta, habríamos dado un gran paso. Podremos conocer el origen (si lo hubo) y el final (si lo hubiere). Pero nada más. Nosotros mismos (en nuestra actual versión, si es que aplican las versiones) sabemos de donde venimos (la concepción) y a donde vamos (la muerte) pero eso no responde a nuestras dudas más profundas.

Si hiciéramos un símil con la informática, la Ciencia podría comprender la implementación del programa, estudiar las entradas y las salidas, incluso saber cuando se inicia y cuando acaba… Pero las dudas más trascendentales tomarían otra forma ¿Hay más de una versión (léase reencarnación) del programa? ¿De dónde salió el programador? ¿Hay actualizaciones automáticas o el programa tendrá los mismos defectos para toda la eternidad?

¿Por qué y Qué/Quién?

Aquí es donde la Ciencia, tal como apunta Hawking, no alcanza ni alcanzará… ¿Por qué funciona el universo de esta forma? ¿Qué (o algunos preferirán Quién) hay detrás de este funcionamiento del universo?

Las eternas preguntas serán por siempre un enigma al cual tendremos que dedicar otro tipo de conocimiento. Un conocimiento más intuitivo e imaginativo que expanda los límites impuestos por el conocimiento más lógico y racional.

El gran proyecto para el cual buscamos un sentido es algo que nos supera y, a la vez, nos contiene de forma inextricable. Estamos íntimamente enmarañados/entrelazados con él. Aunque no lo queramos, somos arte y parte de ese plan.

Por tanto, tal vez deberíamos observar quietamente en lo más profundo de nosotros, centrarnos en nuestra propia esencia para entender nuestro objetivo final, un objetivo que es, en el fondo y en la forma, el mismo que el del plan que nos contiene. Quizás tan sólo seamos un medio, una expresión, para una finalidad superior. Esperemos que ese objetivo compartido tenga un sentido y que este sentido sea a fin de bien.

Stephen Hawking

Stephen Hawking

El mundo consiste en una multitud de proyectos, realizados algunos, a medio realizar otros, y algunos sin realizar. Todo lo que nos rodea en el mundo es un ilimitado mundo de proyectos. Pero pensando en uno mismo, no estamos tan seguros de ello. Pensamos que tener “un proyecto” es algo así como el negocio de otro, gente especial a los que llamamos creativos. Pero estoy convencido de que el único modo de tener una vida humana realmente valiosa es tener un proyecto propio, concebirlo y convertirlo en realidad. Tener un proyecto debería ser inherente a cada persona porque realizar un proyecto es dar cuerpo al significado de la vida. Es en el momento en que decidimos nuestro propio proyecto cuando superamos la “supervivencia” y empieza nuestra verdadera “existencia”.
El proyecto, por Ilya Kabakov

Si te ha interesado esta entrada, también te puede interesar:

votar

Alan Moore, el rebelde con causa

Neil Gaiman y Alan Moore

El Maestro Alan Moore junto al alumno aventajado Neil Gaiman

A lo largo de su prolífica y magistral obra artística el británico Alan Moore, Maestro de Maestros, se ha mostrado como uno de los creadores más rebeldes en el Arte de la novela gráfica.

Rebelde contra el poder absoluto: V de Vendetta

V de Vendetta

V de Vendetta

¿Alguien reconoce la careta que aparece en la portada de este Cómic? Corresponde a Guy Fawkes, uno de los primeros anarquistas ingleses. En V de Vendetta se comprende porqué hoy en día los que luchan contra algunos gobiernos corruptos y fascistoides utilizan esta máscara. La máscara que revivió Alan Moore se ha convertido en un símbolo de la lucha por cambiar el Statu Quo.

Rebelde contra el puritanismo: Lost Girls

Lost Girls

Lost Girls

Cuando la pornografía es tratada por Artistas, se convierte en Arte. Este es el caso de Lost Girls. Otro símbolo y otra bofetada a la mojigatería de ciertas sociedades.

Rebelde contra la decadencia moral: Watchmen

Watchmen

Watchmen

Qué se puede decir de Watchmen… simplemente que es una de las obras mas profundas y devastadoras contra la ignorancia, el miedo y la decadencia humana. Una obra Maestra de referencia en el ámbito de la creación Artística. Otra más cortesía de Sir Alan Moore.

Alan Moore en The Simpsons

Groening rinde pleitesía al Maestro

La rebeldía es hija de la experiencia. (Leonardo Da Vinci)

votar

Watchmen, los vigilantes

Watchmen

Watchmen

De vez en cuando, al escuchar a través de diferentes medios un montón de elogios sobre una obra, se te va creando un interés creciente que finalmente te dirige de cabeza hacia la librería para conseguir la obra en cuestión. Esto es lo que me ocurrió con Watchmen.

Un hito de la novela gráfica

Watchmen ha sido catalogado por una gran mayoría de críticos, autores y lectores como uno de los principales hitos en la historia de la novela gráfica. Con esta propaganda, cuando abres la portada del libro, ya estás un poco vencido. Pero cuando cierras la contraportada, te das cuenta de que no sólo era cierto lo que se decía… ¡acabas de disfrutar de una obra maestra en la historia de la creación artística!

Porque Watchmen es eso: una obra magna del mundo de la novela gráfica que hace honor al resto de las grandes creaciones del género narrativo. Basta ya de despreciar el mundo del Cómic, al que yo personalmente prefiero denominar novela gráfica para evitar un cierto tono peyorativo de la palabra Cómic (que evidentemente no comparto) Este género, poco a poco y gracias a obras como ésta, se ha ganado un merecido respeto. Pero todavía quedan reticencias históricas difíciles de superar: el Cómic siempre se ha considerado como de consumo rápido y destinado a un mercado infantil/juvenil. No es el caso de Watchmen.

Planteamiento

Alan Moore (guión) y Dave Gibbons (dibujo) con la ayuda de John Higgins (color) son los creadores de esta inspirada e inspiradora obra que trata sobre un grupo de super-héroes: los Vigilantes. Este podría parecer un tema ya demasiado trillado en el mundo del Cómic, pero la aproximación que hace Moore es del todo diferente: los Watchmen han abandonado hace ya un tiempo el papel que les correspondería. O mejor diríamos que han sido apartados por el peso de los años y por una sociedad que ya no los comprende/necesita.

Desarrollo

Estos personajes fuera de lo común nos muestran aquí más bien sus debilidades. Unas debilidades no demasiado alejadas de las que la gente normal y corriente sufre habitualmente en la sociedad moderna occidental: intolerancia, miedo, soledad, egoísmo, desencanto, decadencia, enfermedad. Pero también nos manifiestan grandes valores como la amistad, la valentía y la justicia (aunque esta última la tendríamos que acompañar de un interrogante).

El contexto temporal de la narración, el apogeo de la guerra fría con el antiguo bloque soviético, acaba por completar el lienzo en el cual se desarrolla todo el relato. Una característica a destacar es que cada nuevo capítulo contiene una introducción en forma de narración convencional que ayuda al lector a profundizar aun más en la complejidad del lienzo.

Desenlace

Pero la grandeza de esta obra no sólo reside en el hilo narrativo y en su excepcional representación gráfica. Como toda gran obra narrativa, radica también en el conjunto de reflexiones que acompañan al lector tal como se adentra en la historia.

A mí, personalmente, la que me dejó más perplejo fue la siguiente: ¿En qué casos, el fin justifica los medios? Este paradigma, que en tono afirmativo, merece la calificación de fascista, es la controvertida clave de la última reflexión. Pero antes de enfrentarte con ésta cuestión, maravíllate y deléitate con la evolución llena de ingenio que esta sorprendente narración gráfica te regalará.

¿Quién vigila a los vigilantes? (locución latina)

Bart y Alan Moore

Bart y Alan Moore

Si te ha agradado esta entrada, también te puede interesar:

Pequeños milagros

Pequeños Milagros de Will Eisner

Pequeños Milagros de Will Eisner

Resulta difícil defender la existencia de los milagros. O creas en ellos o no. Yo si creo. (Will Eisner)

La tradición judía y su sabiduria

Los supuestos Pequeños milagros de Will Eisner no son tan pequeños. Ni siquiera son propiamente milagros. Son bellas y edificantes parábolas basadas en la sabiduría popular de la tradición judía que lo alberga.

Y, por lo que veo, esa anciana sabiduría ha sabido captar la harmónica coreografía que entablan la realidad y una cierta magia subyacente. Pero no creo que podamos definir esa danza como un milagro, como algo asombroso. Se trata más bien de una intrincada ley de causa y efecto que abarca todo.

El artífice

Will Eisner

Will Eisner

Sin la titánica capacidad de análisis/transformación de artífices como Will Eisner, el universo del Cómic no sería lo que es ahora. Este creador, nacido en 1917, es uno de los ejemplos que demuestran que el Arte del Cómic (como todas las Artes) alarga la vida. Y no de forma artificial, sino de forma vital. Así es desde la pionera The Spirit hasta la obra que nos centra, la cual fue parida por Eisner en el año 2000, a los 83 años.

Como diría aquel: Mientras haya algún proyecto en mente, alguna cosa nueva que aprender, habrán razones para seguir adelante: nuestro espíritu se mantiene joven.

Will Eisner es una prueba viviente y fehaciente de ello.

Los milagros

Pequeños Milagros

Pequeños Milagros

Esta cautivadora obra contiene cuatro fascinantes historias que son realzadas por los encantadores dibujos y tonos del autor. Todas ellas le llegaron a Eisner gracias a la tradición oral de sus mayores (que pena que ese tipo de transmisión se vaya perdiendo poco a poco…) y están ubicadas en el barrio judío en el que creció.

Cada uno de los relatos permite múltiples interpretaciones. Mientras que la extracción de la enseñanza de los dos primeros es sencilla, el tercero contiene un misterio más difícil de desentrañar y el último es especialmente enigmático.

El milagro de la dignidad

Camino de ida: Un vagabundo del barrio, el tío Amos, se encuentra en la más absoluta pobreza. Un familiar suyo, el primo Irving, se apiada de él y le ofrece una pequeña caridad. El astuto tío Amos, aprovechándose de la buena fe del familiar y aludiendo a que su dignidad le impide aceptar una caridad tan escasa, va ampliando poco a poco sus exigencias hasta que éstas se convierten en una verdadera estafa, que acaba llevando al familiar, con el tiempo, a la ruina. Mientras tanto, el vagabundo acaba nadando en la riqueza. El tío Amos es alabado entre la familia por su gran dignidad. El mismo primo Irving podrá subsistir gracias a la ayuda del tío Amos.

Camino de vuelta: El primo Irving, aludiendo a la gran dignidad del tío Amos, le convence para que éste pague los estudios de su hijo Julius. Unos estudios que permitirán a Julius convertirse en abogado. El tío Amos accede: un hombre de gran dignidad no puede hacer menos por su familia. Pasados unos diez años, el tío Amos se ve sorprendido por una bancarrota que es aprovechada por Julius (ya convertido en abogado) para comprar las deudas del negocio. El tío Amos acaba donde empezó, en la más absoluta pobreza.

¿Que es el tío Amos: un hombre digno o un estafador? Probablemente las dos cosas. Pero si haces alarde de una falsa dignidad para enriquecerte, cuando te comportes con verdadera dignidad, solo podrás empobrecerte.

El milagro de la astucia

En el barrio, cada territorio es controlado por una banda de jóvenes. Cuando te adentras en territorio enemigo, debes agudizar los sentidos… y la astucia.

El joven Mersh entra en territorio enemigo y los jóvenes de la banda propietaria del mismo, al verlo venir, le preparan un juego. Si Mersh gana, le dejaran pasar sin ser apaleado. Si pierde, lo apalearán. El juego consiste en colocar en un sombrero dos papeles: uno en blanco y otro con la palabra culpable. Mersh deberá elegir su suerte.

Pero hay trampa… Mersh no podrá ganar puesto que los gamberros han colocado dos papeles con la palabra culpable. La paliza es inevitable.

Cuando le dan a elegir, Mersh coge uno de los papeles y, sin mirarlo, se lo traga. Entonces les pregunta por el contenido del otro papel que ha quedado en el sombrero. Los gamberros, perplejos, se dan cuenta de que han perdido. La astucia ha ganado.

El milagro del mimetismo

Un chico de origen desconocido aparece en el barrio. El misterio es aun mayor pues apenas balbucea unas palabras ¿De donde proviene? Nadie lo sabe. Pero está claro que se trata de un muchacho inocente y de buenos sentimientos.

El muchacho es recogido por una joven propietaria de una tienda del barrio. Esta joven, llamada Melba, por caridad y en agradecimiento a un buen gesto del chico, se compromete a pagarle el alquiler de una habitación en un piso propiedad de un matrimonio, los Rizzo, de avanzada edad sin hijos.

La joven visita al muchacho a menudo para interesarse por su estado y enseñarle, poco a poco, a hablar. Un día la señora Rizzo, gravemente trastornada desde que (varios años atrás) muriera su propio hijo, lo confunde con su hijo muerto. El chico huye despavorido ante la locura de la señora Rizzo.

Tras su desaparición y de forma misteriosa, muchos de los conflictos cotidianos del barrio comienzan a resolverse por sí solos.

Melba busca al muchacho hasta encontrarlo y lo oculta en su propio piso para evitar más problemas. Allí, poco a poco, tal como el chico aprende a hablar mejor, va descubriendo el enigma que le antecede: el chico había estado encerrado en una habitación desde que tuvo uso de razón. Un desconocido le iba proveyendo con lo necesario para ir sobreviviendo.

Melba sospecha que podría tratarse de un secuestro. Haciendo pesquisas descubre que el joven debía haber sido el descendiente de un gran magnate sin más familia que un hijo. Durante el secuestro de su hijo, aquel magnate murió. Al no existir más familiares a los que exigir el rescate, los secuestradores mantuvieron al chico durante varios años más, hasta que un día desaparecieron y dejaron abierta la puerta de su prisión.

Por otra parte, la trastornada señora Rizzo está revolviendo cielo y tierra para encontrar a su supuesto hijo. Contrata a un detective para su búsqueda. El detective finalmente descubre que el chico se oculta en casa de Melba. Al intentar recuperarlo, el muchacho huye, otra vez, despavorido.

Tras su segunda desaparición la misteriosa paz que habitaba el barrio desaparece: los conflictos cotidianos reaparecen de nuevo con aun más intensidad. Aunque esta vez el chico ha desaparecido para siempre. No volverá a aparecer jamás.

El milagro de la doble alianza

La señora Fegel tiene un hijo lisiado, Marvin. La señora Grepps tiene una hija sordomuda, Reba. Ambos tienen suficiente edad para merecer pero no aparecen interesados. Sus madres están sumamente preocupadas: nadie va a proponerles matrimonio debido a sus disminuciones.

A ambas madres se les ocurre que sus respectivos hijos podrían formar una buena pareja: un lisiado y una sordomuda. Nunca falta un roto para un descosido. Los hijos se conocen, se enamoran y determinan formar una alianza en forma de matrimonio.

Una de las madres decide comprar un anillo de alianza que bendiga el matrimonio de la pareja. Acude a un bondadoso joyero del barrio. Este joyero, por la extraña circunstancia de la unión, le regala un anillo de boda que el mismo califica como especial.

La gente considera que la unión de ambos es como un milagro producido por aquel anillo. Atraída por ese misterioso hecho, una multitud de gente acude al joyero en busca de sus creaciones. El joyero experimenta una gran bonanza en sus finanzas. La pareja vive asimismo en una feliz harmonia. La bonanza también les abraza.

Al cabo de unos meses, milagrosa y repentinamente, Reba recupera el habla y la escucha. Pero como resultado de la recuperación, empieza a desdeñar a su marido. Ella es una persona normal, con ganas de hacer las cosas que hacen las personas normales. Su marido es un cojo al que no puede ni siquiera llevar a un baile. Comienzan las disputas entre la pareja y éstas se van incrementando hasta convertirse en insoportables. Reba decide dejar a Marvin. Le entrega su anillo de alianza y abandona el hogar para refugiarse con su madre. La desgracia se ha cebado en la pareja.

La alianza de la pareja se ha roto. Unos días después, el bondadoso joyero, aquel que les regaló el anillo de su alianza, muere como consecuencia de un atraco en su piso. El ladrón, por lo visto, había sido atraído por las riquezas derivadas de la gran bonanza financiera del joyero. Tras la muerte del joyero, varias desgracias acaecen en el barrio.

Pasados unos meses, Reba pierde súbitamente la vista. Como resultado de la ceguera, Marvin acude a Reba para ver si ésta desea ahora reanudar su matrimonio. Reba acepta y Marvin le retorna su anillo de alianza. Ambos vuelven a ser felices de nuevo.

El hecho es que, para mis mayores, no había ninguna historia que no tuviera explicación. Una filosofía así, claro está, es una tierra abonada para los milagros. (Will Eisner)

The Sprint

The Sprint: el tributo de Groening a Eisner (The Spirit)

Si te ha agradado esta entrada, también te podría interesar:

El perverso sistema electoral norteamericano

Homer for Obama

Homer Simpson tries to vote for Obama (YouTube)

El espíritu demócrata de Homer Simpson no puede expresarse en su plenitud debido a una perversión del sistema ¿Cómo puede ser posible?

Una nación sin elecciones libres es una nación sin voz, sin ojos y sin brazos. (Octavio Paz)

homer for president

Homer for president

A %d blogueros les gusta esto: